Hoy estoy en mi sombra.

 

Hoy estoy en mi sombra, llevo unos días en ella. Me he sentado en esa parte de mi que no quiero ver, la que falla, la que se equivoca, la que es débil, la que tiene ira, la que se siente enfadada y abandonada, la que no está contenta con nada, la que siempre está triste…

 

Normalmente no le hago mucho caso, la obvio, la reprimo, la ignoro, la convenzo de que no es para tanto, de que tiene motivos para estar feliz, de que no merece la pena estar enfadada, de que si ella se ama todo está bien, de que hace también muchas cosas bien… Pero hoy no, hoy la acepto, le doy su lugar, la permito ser.Y me siento completa.

 

Y esto me trae mucha información, que quiero compartir contigo.

El kybalion habla del principio de polaridad, dice que los opuestos sólo son diferentes en grado, esto significa que en realidad este mundo que en apariencia es dual, está regido por la unicidad, todos somos un Todo y todos somos Todo.

 

Por ejemplo el frío y el calor son lo mismo en diferente grado (son temperatura) a mayor frío, menos calor, y a mayor calor, menos frío.No hay una separacion entre los dos, por que en realidad son lo mismo, el uno si el otro no tienen sentido. Así pasa también con el amor y el odio, la noche y el dia, lo masculino y femenino, la riqueza y la escasez, la salud y la enfermedad…

 

Si nos vamos a un extremo (o nos polarizamos) lo natural es que salgamos por el otro, por eso es tan fácil pasar del amor al odio, por que las dos son un todo, son una misma unidad, en diferente grado.

 

La virtud está en el equilibrio, y el equilibrio se obtiene atravesando las polaridades para tener conciencia de que soy todo, potencialmente puedo estar en cualquier grado de esa unidad, así tomo consciencia de que  soy completa y me instalo donde mejor me encuentre en cada momento.

 

El aprendizaje aquí es no reprimir, es darle su lugar a ese todo que somos, a nuestra sombra en todos sus grados, aceptarla y amarla, no intentar que desaparezca o que no se note, porque de esa manera solo toma fuerza. Cada intento, cada esfuerzo que hacemos por ignorarla o reprimirla, es energía que le estamos poniendo a esa parte de nosotros de forma inconsciente. Sin darnos cuenta nos atrae a esa polaridad, lo que enfocas se expande, y si le prestas atención aunque sea para disiparla, le estas dando fuerza, protagonismo y se está haciendo grande, te arrastra y se apodera de tí cuando estés desprevenido@, y derrepente, te 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *